24 junio, 2012

La chiripa

artículo: “La chiripa”
autor: Salvador Solé Soriano


“Las cosas no salen bien porque sí” (Un golpe de puño sobre el pecho).
“Para hacer las cosas bien es necesario pensárselo mucho” (Dos golpes con ambos puños).
“Las cosas solo alcanzan la excelencia cuando el control de todos los factores es absoluto” (Cuatro golpes feroces).
“¡Nada debe quedar librado al azar!” (entre ocho y doce golpes acompañados de cabezazos y un desaforado pataleo).

Bastantes fotógraf@s profesionales – y ya no digamos aquell@s aficionad@s que son más papistas que el papa – afirman que el azar no debe existir. Al menos no debe existir si no lo hemos invocado expresamente para servir a nuestros fines.

Aquí arriba pongo un ejemplo de uso consciente de la chiripa; para captar formas satisfactorias de la espuma, disparé muchas veces y descarté la mayoría de los resultados. Hube de observar el fenómeno para encuadrar la zona con mayores probabilidades de éxito además de subir los isos y la velocidad; todo estaba controlado excepto el movimiento que las olas imprimían a la espuma para generar tan fugaces y curiosas estructuras.

Dicen que toda obra de arte es fruto de la técnica y la mente, ambas sometidas a un férreo control. Sin negar que cierto tipo de imágenes solo se logran aplicando semejante filosofía, a mí esa manera de ver la fotografía me parece poco realista pues la suerte, para bien y para mal, está en el mundo y negar su influencia resulta pueril. Pudiéndose dar incluso en la fotografía de estudio, ya no digamos al aire libre donde todo tiende a cambiar de color, de volumen y de protagonismo según dictan los caprichos de la luz y la meteorología.

Esta foto debe la mitad de su gracia a un hecho fortuito que, de entrada, se me pasó por alto; cuando vi la primera luz del sol tocando el filo herboso de la duna corrí ha disparar aunque, a parte del contraste entre la línea de luz cálida y el fondo azul, no había demasiado tema. Ya en casa, descubrí que una ola había añadido un segundo elemento que dotó de interés al fondo, mejorando sensiblemente lo que yo había pretendido.

Como ultimo ejemplo pongo éste; mi idea era retratar la amapola roja contra el fondo verde algo que, seguro, nadie había intentado jamás… Puse el trípode pero olvidé apretar una clavija. Y justo en el momento de disparar el cable, por accidente (estaba en cuclillas y perdí el equilibrio) le di un golpe al cabezal. El resultado no es nada del otro mundo pero se halla cualitativamente en otro orden de cosas que aquello que yo pretendía y me dio la idea de aprovechar movimientos de cámara para lograr imágenes más dinámicas y menos convencionales.

Podría seguir poniendo ejemplos pero me parece más didáctico que cada cual recuerde los suyos.

No me produce bochorno alguno admitir que algunas de mis mejores fotografías deben parte del resultado a imponderables de lo más variado. Eso mismo, lo admitan o no, le sucede a tod@s l@s fotógraf@s.

Desde luego, si quieres que te toque la lotería, deberás comprar números; tener las nociones técnicas fluidamente asimiladas y poseer un equipo suficiente para tus propósitos y nivel de exigencia. Pero la madre del cordero – en estos casos – es saber ver, en un momento dado, que la chiripa te acaba de hacer un regalo. O que está a punto de hacértelo.

Yendo más allá diré que, en nuestra vocación fotográfica, la chiripa es una factor tan común que ni siquiera se suele reflexionar sobre ello y l@s hay que, incluso, cegad@s por sus propios esfuerzos y méritos, no caen en la cuenta de que una parte de lo que consiguen les cae en el regazo por el mero hecho de llevar la cámara encima y saber como se usa. No le resto mérito a nadie ya que aprovechar la suerte es un don que se desarrolla con la experiencia tanto si eres consciente de ello como si no. Si no te aclaras con el equipo o careces de visión estética, de poco te servirá la chiripa. Somos perfectamente capaces de echar a perder una buena oportunidad, sobre todo si es fugaz ; Recuerdo una ocasión en que, ya prácticamente de noche, de repente, desde la ventanilla del coche, un colega y yo tuvimos a cuatro metros una Chocha perdiz posada sobre un tronco. De la impresión, él no se acordó de activar el flash y yo, por olvidar que llevaba conectado el autofocus (que en ausencia de luz mal podía funcionar), perdí tres preciosos segundos en percatarme y pasar a manual. Entonces el sonido de la ráfaga de mi compañero puso en fuga al bicho y los dos nos quedamos sin la foto. Con esta anécdota quiero hacer constar que la suerte hay que saber pillarla y aunque incluso un disparo accidental puede dar sorprendentes resultados, más habitual es que sea necesario un mínimo de pericia y reflejos para aprovechar la coyuntura.

Relacionadas con lo dicho en este articulillo, destacaré dos virtudes que nos ayudarán a obtener grandes fotos;

* La tenacidad que nos ponga a menudo en situaciones propicias para un golpe de suerte.

* La humildad para reconocer lo mucho que dependemos de lo imprevisto.

Esto implica ser pacientes, practicar mucho, conocer bien nuestro equipo, llevarlo tan a mano como se pueda y no alardear demasiado cuando, en mayor o menor medida, una buena foto nos llovió del cielo.

Salva Solé.

6 mayo, 2012

Fotos HDR – Alto Rango Dinámico

artículo: “Fotos HDR – Alto Rango Dinámico”
autor: F.Xavier Vilamanyà Prat
más información en: http://serfotografo.es/fotoshdr/

Fotos HDR ¿qué son?

 

Las fotos HDR (del inglés high dynamic range) o ard (del español alto rango dinámico) son la consecuencia para poder conseguir que en una foto no nos queden partes quemadas (o muy claras) o partes muy oscuras. Y claro, por mucho que intentemos oscurecer o aclarar la foto, de donde no hay, no sale.

El origen del problema viene de que las cámaras de fotos actuales no pueden captar toda la luz, todos los tonos, de una escena, están limitadas por la capacidad del sensor.

A cuantos no les ha pasado que han hecho una foto a una persona y que detrás había una ventana. Al verla, o nos aparece la persona oscura o la parte del fondo de la foto muy clara o quemada. Siempre puedes usar el flash para que la persona te aparezca bien. Pero… ¿y si lo queremos todo? La respuesta es HDR o ARD.

Hasta que no apareció esta técnica y diferentes programas para crear y tratar estas fotos, ¿qué es lo que hacía?

Se tomaban dos, tres, etc fotos iguales pero midiendo la luz en diferentes puntos. Luego, con un programa de edición de fotos, recortaba una foto y la pegaba en la otra. Eso quedaba bien siempre que recortar fuera sencillo (si habían árboles, personas con su pelo, etc, era difícil quedar bien recortado).

Veamos un ejemplo sencillo. Primero tomo la foto midiendo la luz justo en la torre de la iglesia:

puedes pensar, bueno, la foto está bien. ¡Pues no!. Ojalá el cielo fuese así de poco amenazador. Luego tomaba la segunda foto midiendo la luz justo en el cielo para así conseguir el cielo tal y como era:

bueno, esas nubes ya no invitan tanto a la alegría, quizá me compre un chubasquero. En esta segunda foto vemos el cielo, como era, pero la torre de la iglesia… ¿un poco oscura no?

Una vez tengo las dos fotos, recortaba la torre de la primera foto y se la pegaba justo encima de la torre de la segunda foto consiguiendo, aceptablemente, una buena imagen:

Podríamos pensar… ¿pero si así ya queda bien, para que necesito yo las fotos HDR esas? Imagínate que en vez de fotografiar esta torre, haces la foto dentro de un bosque, con árboles y plantas, unas al Sol y las otras en la sombra… ¿Cómo voy a poder recortar todas las hojas, una por una, oscuras para luego substituirlas por las de la otra foto? La respuesta es simple, con un montón de paciencia… pero que un gran montón de paciencia. Y aún así, quizás, el resultado no sería bueno.

Y si, en la foto, hay partes oscuras, partes claras y partes correctas. Entonces debemos tomar tres fotos para poder mezclar cada cosa. O quizá necesitamos cuatro tomas para cubrir todo el abanico de luces.

Además, si salimos de viaje y hacemos, por ejemplo, mil fotos y tenemos que recortarlas una a una, pegarlas con sus parejas y acabar de ajustar bien… ¡uf!

Para todo este trabajo, el concepto de fotos HDR y los software que existen, son la solución. Aunque después, con estos software podamos hacer más cosas.

Pongamos los términos HDR en su sitio

Antes de empezar con la creación de fotos HDR o ard, vamos a aclarar algunos términos que rondan este mundillo.

Cuando una foto es HDR

El termino HDR, en wikipedia, se define como:

…las imágenes de alto rango dinámico (HDR) son un conjunto de técnicas que permiten un mejor rango dinámico de luminancia entre las zonas más claras y las más oscuras de una imagen que las que pueden ofrecer las técnicas de imagen digital estándar o métodos fotográficos.

Más abajo nos dice:

…la mezcla de múltiples fotografías, que a su vez son conocidas como fotografías de bajo rango dinámico (LDR), también llamadas de rango dinámico estándar (SDR).

aquí ya nos da la primera pista: múltiples fotos. Pero que pasa con las fotos HDR “puras”:

Las técnicas de mapeado de tonos, que reducen todo el contraste para facilitar que dispositivos con menos rango dinámico muestren imágenes HDR, pueden aplicarse para producir imágenes conservando o exagerando el contraste localmente para realizar un efecto artístico.

Sí, sí, nuestros monitores, impresoras, etc, no pueden reproducirlas correctamente y debemos mapear los tonos para verlas correctamente. Pero también habla de exagerando el contraste localmente para realizar un efecto artístico. Y aquí está la gracia para muchos y la pega para otros.

En una foto HDR mapeada “sin exagerar” el contraste no tiene tanta gracias, pero sigue siendo una foto HDR.
Aquí tenemos una imagen mapeada, y la misma “exagerada”:


 

Las dos fotos son HDR, la primera mapeada y la segunda, además, exagerada.

¿Y las pseudoHDR o falso HDR?

La fotos pseudoHDR son las fotos HDR (o no según quien hable) que se crean a partir de una sola foto, sea en RAW, JPG, TIFF… siguiendo un proceso de mapeado.

Nuestra primera toma

Como tomar las imágenes

Primero debemos hacer las fotos para poder crear las foto HDR. Pero… ¿como las tomamos?

Necesitamos tomar diferentes instantáneas con diferentes exposiciones para poder capturar, sin que se nos quemen ni tampoco nos queden negras, las diferentes partes de la imagen. Para ello debemos subexponer y sobreexponer la escena. ¿Como podemos hacerlo? La respuesta es simple… depende. Depende de lo que pueda hacer tu cámara.

1. haciendo las instantáneas a diferente velocidad de exposición
2. medir la luz en diferentes puntos y hacer la misma foto
3. con la compensación de la exposición, EV
4. variando la apertura del diafragma
5. disparando una sola imagen RAW
6. variando el ISO

¿Cuál es mejor? La mejor dependerá si usamos los controles automáticos o manuales de la cámara. Lo que debemos vigilar es que la cámara no modifique los demás parámetros o nos podemos encontrar con sorpresas: que haga la foto bien al recalcular parámetros, que cambie la profundidad de campo y aparezcan más o menos zonas borrosas, cambio en el punto de enfoque, que las fotos varíen demasiado y no se puedan alinear bien.

Algunas cámaras tienen un botón que, al apretarlo, mide la luz y fija velocidad, apertura, iso (depende del modo en que la tengas configurada) pero no enfoca. Luego pulsas el disparador a la mitad, la cámara enfoca y acabas de apretarlo para que ésta haga la foto.

El punto 3 es más cómodo. La cámara subexpone (hace la toma oscura) y sobrexpone (hace la toma clara) la foto. Haces las 3 tomas variando el número EV sin tener que hacer nada más. Nosotros mismos, en el menú de la cámara, elegimos los números EV de las tres tomas: -1EV, 0EV, +1EV por ejemplo.

Si a esta función le acompaña el sistema llamado ahorquillado automático (bracketing), es la propia cámara la que varía el numero EV y sólo debemos presionar 3 veces el disparador.

Y aún más, hay cámaras que si a esa función le añadimos la ráfaga, con solo pulsar (y mantener pulsado) una vez el disparador, automáticamente toma las tres fotos con las diferentes EV.

En todos los casos es imprescindible que nos movamos lo menos posible para que las tres tomas sean lo más iguales, a contenido se refiere, para que las podamos alinear lo mejor posible.

Así que todo consejo referente a usar trípode, disparador remoto, la iso más baja, controles manuales, etc, son bienvenidos, lo que no significa que siempre observados. Y no por ello obtendremos malas fotos HDR. Para gustos, colores.

Pero… mi cámara puede tomar fotos en JPG, TIFF, RAW o que se yo. Puede tomar fotos con el perfil de color sRGB y AdobeRGB ¿Cuál elijo?

Lo ideal sería tomar las fotos en RAW (libres de perfiles de colores). Pero cada foto RAW ocupa tantos megabytes (Mb) como megapixels tenga la cámara. Eso, junto a que para cada foto necesitas, por lo general, tres tomas, la capacidad de la tarjeta se “reduce”. Con RAW, al ser la imagen sacada directamente del sensor, no perdemos nada de información. Pero quizá no necesitamos tanta “calidad” para nuestro propósito y con las JPG ya nos apañamos.

¿Deben ser 3 las tomas?

Pues la verdad, con más de una mejor. ¿Dos, tres, cuatro, … diez? Todo depende de lo amplio que sea el rango dinámico de la escena y el rango que sea capaz de capturar, en cada toma, el sensor de la cámara. Eso sí, dos como mínimo a no ser que con una sola toma, debido a la escena, no necesitemos de HDR.

Mis tomas de ejemplo

A tenéis las tres fotos que he tomado para construir la foto HDR. Como mi cámara me permite el ahorquillado automático, no salgo sin él y lo uso mucho.

Foto “normal” (1/100s / f5,6 / ISO-100 / 0EV):

Foto subexpuesta (1/200s / f8 / ISO-100 / -2EV):

Foto sobrexpuesta (1/50s / f4 / ISO-100 / +2EV):

Técnica de fusión digital

Antes de empezar con los programas para la creación de fotos HDR, vamos a ver la técnica de fusión digital, en inglés, digital blending.

Anteriormente expliqué como cogía dos imágenes y, recortando por aquí y pegando por allá, creaba una casi HDR. Cortaba zonas correctas y las pegaba en la otra foto donde éstas estaban demasiado claras o oscuras.

La técnica de la fusión digital obtiene mejor resultado y, sobretodo, más sencillo. Pero debemos tener en cuenta que las dos fotografías deben ser idénticas o las deberemos alinear.

Partimos de las dos mismas fotografías, la oscura (subexpuesta) y la clara (sobreexpuesta). Abrimos el Photoshop (al menos es el que yo sé usar) y abrimos las dos imágenes.

Pasos a seguir:
1. Copiamos o movemos la foto oscura encima de la foto clara. Nos quedará un documento con dos capas: la foto clara en la capa fondo y la foto oscura, encima, en la capa 1.
2. Seleccionamos la capa 1 y creamos una máscara de capa.
3. Seleccionamos la capa fondo y seleccionamos toda la imagen (Seleccionar -> Todo)
4. Copiamos la imagen (Editar -> Copiar)
5. Mientras mantenemos pulsada al tecla Alt, seleccionamos la máscara de capa, de color blanco, que está en la capa 1, haciendo clic con el botón izquierdo del ratón.
6. Pegamos la imagen copiada (Editar -> Pegar). Veremos que la foto se pega en blanco y negro.
7. Aplicamos un Desenfoque Gaussiano de unos 40 píxeles, eso recomiendan (Filtro -> Desenfoque -> Desenfoque Gaussiano). Nos quedará una imagen borrosa, como no, la hemos desenfocado.
8. Hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre la imagen de la capa 1 y ya tendremos el resultado en pantalla.
9. Acoplamos capas y ya podemos guardar la imagen.

Y este es mi resultado al hacer el desenfoque con 40 píxeles (a la izquierda) y mi resultado con mi método de copia-pega (a la derecha):

os podéis dar cuenta que alrededor de la torre hay un pequeño halo en la versión del digital blending y que el cielo es algo más borroso. ¿y si variamos la cantidad de píxeles en el desenfoque gaussiano? Vemos aquí debajo diferentes pruebas, a 10 píxeles, 60 píxeles y 80 píxeles.

Analizando los resultados, seguramente optaría por usar un valor de píxeles menor de 40 para conseguir que la imagen sea menos borrosa y que se reduzca el halo. Pero creo que en cada fotografía, se debería ir probando valores, no sea que nos llevásemos alguna sorpresa.

Nuestra primera foto

Una vez navegado un poco por el glosario HDR, vamos a crear nuestra primera foto HDR. Partimos de las siguientes imágenes.

La toma “normal”:

La toma “oscura” o subexpuesta:

Por último, la foto “clara” o sobrexpuesta:

Para crear la imagen HDR, sin mapear ni exagerar ni nada de nada, uso el programa Photomatix Pro. Existen muchos programas, que ya iremos viendo, pero a mi me gustó éste.

El resultado “en bruto” es el siguiente:

¡Dios mío, que horror de foto! Os recuerdo que ya hablamos que los monitores “convencionales” no pueden reproducir las fotos HDR “puras” por “exceso” de colores por decir algo. Para ello existía la técnica de mapeado de tonos. Vamos a aplicarle el mapeado de tonos para ver el resultado. Usaremos las opciones por defecto del programa:

Tenemos más cielo y menos zonas oscuras, sombreadas que en la foto “normal”. Bueno, de eso se trataba ¿no?

Nos puede gustar o no, depende de gustos, pero con las múltiples opciones que tiene el programa la podríamos ajustar muy bien para dejarla, en cada caso, a gusto del consumidor.

Vamos ha seguir el mismo proceso pero con Photoshop. Abro las tres fotos y le digo que cree un HDR con los parámetros por defecto. El resultado es el siguiente:

El resultado es similar pero no igual. Hay diferencias en el cielo, parece más detallado en la primera muestra, a la vez que menos clara.

Como ya he dicho anteriormente, se pueden ajustar muchos parámetros y, no olvidemos, estamos en Photoshop, podemos hacerle “de todo” a esa foto. También podemos coger la imagen creada en Photomatix y “hacerle de todo” con Photoshop.

Hay varios programas para la creación de estas imágenes. Algunos de ellos son:

Adobe Photoshop
Photomatix Pro
Artizen HDR
easyHDR PRO
HDR Efex Pro
SNS-HDR
Photogenics HDR
Dynamic Photo-HDR
FDRTools Advanced
Luminance HDR – Qtpfsgui (gratuito)
Essential HDR
Picturenaut (gratuito)
Oloneo PhotoEngine
HDR Expose 2
Fhotoroom HDR

Seguro que hay más programas, pero para empezar ya es una buena colección. Que cada cual elija el que mejor le parezca. En el fondo, lo bueno es que el resultado nos agrade, no importa el camino.

El resultado comparativo de las fotos HDR procesadas con cada software puedes verlo en mi Comparativa de programas para HDR que tengo en mi web y que voy actualizando

4 marzo, 2012

Fotografía 3D – Profundizando en la fotografía 3D

artículo: “Fotografía 3D – Profundizando en la fotografía 3D”
autor: F.Xavier Vilamanyà Prat
más información en: http://serfotografo.es/fotos3d/

Introducción

Tras los dos anteriores artículos, “Primeros pasos” y “Nuestra primera toma”, en este artículo se profundiza sobre la fotografía 3D, utilizando algunos de los programas disponibles para este tipo de fotografías.

Vamos a empezar a crear nuestra primera foto 3D. Para ello debemos tomar las dos fotos con las cuales generaremos las foto en 3D.

Para crear estas fotos existen varios programas gratuitos por Internet, de los que hablaré de tres de ellos.

Fotos 3D con Imagen3D

 

Este software para la creación de fotos 3D, puede crear imágenes anaglíficas, lado_a_lado (paralelas o cruzadas) o entrelazadas. Este software es para Windows y gratuito.

 

Una vez bajado e instalado en nuestro ordenador, ya estamos en disposición de crear nuestra primera imagen 3D. Abrimos el programa y nos aparecerá un entorno de trabajo oscuro, que se puede oscurecer más. Es un entorno diferente al de Windows y que o se ejecuta a pantalla completa o se minimiza, pero no se puede ejecutar en una ventana.

Nos dirigimos al lado derecho y desde allí, haciendo clic en Izquierda y en Derecha podemos abrir las dos imágenes.

una vez buscadas y abiertas, nos aparecen éstas una al lado de la otra:

 

En caso necesario y mediante los siguientes iconos situados en la parte inferior derecha

podemos girar ambas imágenes por si hemos hecho las tomas en vertical. No es nuestro caso.

El paso siguiente es hacer clic en la palabra Ajustes, situada en la parte superior derecha de la pantalla. En unos instantes nos aparece la imagen anaglífica:

Antes de todo y como puede ser que nuestra separación, movimiento, etc, entre la toma izquierda y la toma derecha sea “no adecuada”, podemos hacer clic en el icono

 

situado en la parte inferior derecha de la pantalla para que el propio software intente alinear las imágenes. Una vez procesadas nos pregunta lo siguiente:

yo, casi siempre, dejo marcada la opción Valores Medios y hago clic en Aceptar. Acto seguido hago clic en la palabra Anaglifo para poder ver el resultado final. El software recorta las partes de las imágenes que no son duplicadas, que sólo aparecen en una de las dos imágenes originales.

 

Con este software podemos crear, también, el par de imágenes para ver haciendo el bizco

 

e incluso las mismas pero para verlas en visión paralela.

 

También tiene, entre otras, la opción de crear la imagen 3D entrelazada:

 

que es una imagen donde las líneas horizontales pares contienen una de las imágenes y las líneas impares, la otra imagen. Este sistema se asemeja a los sistemas 3D de algunos televisores. Necesitaríamos una pantalla y unas gafas activas especiales para poder apreciar el 3D en estas imágenes. Pero este software las puede crear.

Una vez tengamos el resultado, haciendo clic en el icono de un disquete, que se encuentra en la parte inferior derecha, podemos guardar la imagen en formato jpg, tif, gif, png o bmp.

Aquí os presento el resultado.

Podréis ver que el programa tiene muchas otras opciones y ajustes posibles.

Fotos 3D con i3D Photo

 

Este software para la creación de fotos 3D, también crea imágenes anaglíficas, lado_a_lado o entrelazadas. El software en cuestión se llama i3d Photo. Este software es para Windows y es gratuito.

 

 

Una vez bajado e instalado en nuestro ordenador, podemos ya crear nuestro primer anaglifo. Abrimos el programa y nos aparecerá un entorno de trabajo gris.

 

Nos dirigimos a la parte superior izquierda y desde allí, haciendo clic en la hoja en blanco (siempre significa documento nuevo, etc) podremos cargar las 2 imágenes. Nos aparece lo siguiente:

elegimos la imagen izquierda que deseamos usar y apretamos en el botón de la flecha que apunta hacia abajo y nos pone la imagen encima de Izquierda.

Luego elegimos la imagen derecha y le volvemos a hacer clic en la flecha:

una vez buscadas y abiertas, le damos al botón OK y…

imagen anaglífica generada.

En caso necesario y mediante los siguientes iconos situados en el menú superior podemos:

 Auto alinear la imagen anaglífica

 

Auto ajustar el color a optimizado para verlas con las gafas anaglíficas.

 

Con este software podemos crear, también, el par de imágenes para ver haciendo el bizco e incluso las mismas pero para verlas en visión paralela. También tiene, entre otras, la opción de crear la imagen anaglifica pero, en vez de cian y rojo, con amarillo y azul (dice en el programa SuperBowl 3D).

Una vez tengamos el resultado, haciendo clic en el icono:

podemos guardar la imagen en formato jpg  o bmp. Aquí os presento el resultado.

Fotos 3D con StereoPhoto Maker

Este software sirve para crear fotos 3d: anaglíficas, imágenes entrelazadas, imágenes paralelas, cruzadas. Es muy sencillo y bueno. Creado por el japonés Masuji SUTO y David Sykes. Este programa no se instala ni nada. Es un ejecutable y ya está, como si fuera portable. Tienen, de pago, un programa para Android para hacer las dos tomas desde el móvil.

Su apariencia, bien simple, es la siguiente:

Acepta los tipos de ficheros más usuales: jpg, bmp, tif, gif, png y jp2

Para empezar con la creación de una foto 3d anaglífica, vas al menú Files –> Open Left/Right Images y le indicas primero la imagen izquierda y después la imagen derecha. También puedes arrastrar las dos imágenes a la zona negra y listos.

Una vez cargadas las dos imágenes, con los iconos de la parte superior puedes elegir el tipo de imagen 3d quieres generar: anaglifo a color, anaglifo en blanco y negro, entrelazado, lado-a-lado, arriba-abajo, etc.

Elegimos el tipo que queremos y ya podemos ver el resultado (e incluso ir variando para ver que tipo de imagen 3D queremos generar) desde el propio programa. Yo he elegido un anaglifo en color. Siempre es aconsejable alinear las imágenes. El modo Auto del programa es bueno y da unos resultados increíbles.

Guardamos el resultado desde el menú Files –> Save Stereo Image… o Save MPO File (incluso crear una animación gif) donde podremos elegir el tipo de imagen a generar: jpg, gif, tif, png, bmp, jps Stereo file y stj Stereo file .

Y así de simple es el programa. Que no significa que sea simple pues tiene muchas opciones.

Me ha sorprendido por la velocidad y calidad del resultado final, por encima de los otros software de fotos 3d que he ido probando.

Artículos relacionados:

* Fotografía 3D: Primeros pasos
* Fotografía 3D: Nuestra primera toma
* Fotografía 3D: Profundizando en la fotografía 3D

Si tienes el material necesario para ver fotografías 3D, pásate por la galería 3D de FotoRed y disfruta de la sensación de estar en la fotografía en ese mismo momento.

 

26 febrero, 2012

Fotografía 3D – Nuestra primera toma

artículo: “Fotografía 3D – Nuestra primera toma”
autor: F.Xavier Vilamanyà Prat
más información en: http://serfotografo.es/fotos3d/

Vamos a empezar a crear nuestra primera foto 3D. Para ello debemos tomar las dos fotos con las cuales generaremos las foto en 3D.

¿Cómo tomarlas?

 

Una vez hemos decidido que foto queremos hacer en 3D, el motivo, el encuadre, etc, debemos tomar 2 fotos de la misma. La forma más simple es coger la cámara y hacer la primera foto (que la podemos llamar izquierda) y luego desplazar la cámara hacia la derecha unos 5cm (eso es lo que se aconseja pero si hacemos algunos pocos más, la sensación de profundidad será más alta. Si nos pasamos, no habrá ojos que lo vean) y volver a tomar la misma fotografía. Este método se suele llamar chacha puesto que lo que haces es mover la cadera de izquierda a derecha, moviendo así el tronco y cabeza, consiguiendo desplazar la cámara unos centímetros.

Es importante que las dos fotos sean lo más parecidas posibles. Así, juntarlas (sea para verlas con los ojos cruzados, creando el anaglifo, etc) será más fácil. Aún así, algunos programas hacen buena parte de este trabajo solitos.

Se recomienda hacer las fotos con un trípode, usar todos los controles manuales de la cámara, o que se puedan bloquear para que así las dos fotos sean lo más iguales posibles. Y es cierto y bienvenidos todos los consejos pero muchas veces, no llevas un trípode, la foto o es hacerla en ese instante o se pasa el momento o… sencillamente nosotros nos conformamos con una buena toma.

Pero existen peros. Vamos a hablar de un problema que nos podemos encontrar a la hora de hacer las dos tomas para la creación de una foto 3D.

Estamos en una calle y queremos hacer una foto 3D para que se vea la profundidad de la calle, los carteles, árboles… hacemos las dos tomas y… zasss!!! Vaya desastre. No hemos tenido en cuenta que en la calle, pasa gente, coches, etc, y se mueven. Claro, en las dos fotos, la gente y los coches están en diferente posición y eso nos acarrea problemas. No podemos crear una buena imagen 3D ya que no son idénticas.

Para ello, si debo hacer dos fotos en el mismo instante, necesito dos cámaras. Pero, ¿como puedo manejar dos cámaras a la vez si solo tengo dos manos y no tengo la misma habilidad con las dos manos?

Necesito alguna forma bien simple para que las cámaras estén fijas pero a la vez tengan algo de movimiento si quiero fotografiar cosas cercanas. Deben tener la posibilidad de hacer el mismo movimiento que tienen nuestros ojos. Deben poder juntarse o separarse para mirar cerca o lejos (deben poder hacer el bizco).

La solución es bien simple:

un simple velcro que las mantiene unidas y a la vez tiene cierto movimiento. ¿Qué te cansas? las “desvelcras” y cada una por separado. Y así quedan:

Debo reconocer que me ha dado muy buen resultado y he conseguido fotografiar y hacer 3D con gente, coches, etc.

 

Pero se necesita cierto entreno para disparar las 2 a la vez. ¿A nadie se la ha ocurrido hacer una cámara para zurdos? Si os fijáis, el disparador de una queda en el centro y es un poco incómodo.

Así que, una vez ya sabemos que queremos fotografiar, que foto 3D queremos, sólo debemos coger la cámara o cámaras y salir a tomar las instantáneas. Cogí la cámara e hice la toma izquierda:

hice de chacha y desplacé un poquito hacia la derecha la cámara y tomé, de nuevo, la instantánea:

que suerte que los camellos, al menos éstos, no se movieron pues no utilicé mi artilugio de las dos cámaras con velcro.

Si os fijáis, y comparáis las dos tomas, veréis que hay partes en los extremos derecho e izquierdo que no se repiten en ambas tomas. Quizá exageré un poco mi desplazamiento que fue más bien de rotación y traslación. Pero bueno, si queremos que las fotos 3D nos sorprendan, debemos exagerar un poco el 3D, que queden más en 3D que la realidad.

Procesé las 2 imágenes para obtener la foto 3D anaglífica siguiente:

y aquí tenemos los camellos del Zoo en 3D.

Si nos ponemos las gafas y visualizamos la foto podremos notar ligeros “halos” por la falta de coincidencia entre los colores rojo y cian de la foto, los que nos reproduce el monitor y el de las gafas. Aun si tenemos el monitor bien calibrado y las gafas anaglíficas bien limpias, al procesar las imágenes y convertirlas en una anaglífica y luego escalar, optimizar y comprimir en jpg, perdemos algo de “fiabilidad” en el color. Aquí debemos sumar el tema de la no perfecta reproducción de los colores por parte algunos navegadores web antiguos.

Pero tranquilos, la imagen anaglífica creada cumple con exactitud y se ve sin nada de halos. Incluso he impreso imágenes anaglíficas en papel en algún laboratorio y la imagen ha salido impecable, sin nada de halos detectables.

Para que os hagáis una idea, cada toma (formato jpg) del camello salida de la cámara ocupa 1,74Mb (3664 x 2748 píxeles a 480ppp y 24 bits de profundidad de color). La imagen resultante, la anaglífica, ocupa 7,73Mb (3390 x 2736 píxeles a 480ppp y 24 bits de profundidad de color). La imagen anaglífica colgada aquí arriba ocupa 0,46Mb. Es decir, entre la reducción del tamaño y de la resolución en puntos por pulgada, me he quedado sólo con el 6% del peso. No podemos esperar fidelidad total. A pesar de ello, se ve muy bien.

Cómo hacer las 2 tomas en un solo disparo

 

Este es un producto para hacer fotos 3d en una sola toma. Se trata del LOREO 3D Lens in a Cap de la empresa Loreo Asia Ltd.

Este “artilugio” se adapta a la cámara y toma dos fotografías de lo mismo, al mismo instante. Así, evitamos el tremendo problema de los objetos que se mueven cuando realizamos las dos tomas en tiempos diferentes.

¿Cómo funciona?

el “artilugio” pone en una sola fotografía las dos tomas, con una separación de 9cm entre tomas:

así que de una foto, nos quedan dos, la toma izquierda y la toma derecha. Tal cual sale de la cámara, podemos abrir la foto con algún programa de creación de fotos 3D y crear nuestra fotografía:

podemos observar que de una foto horizontal nos quedamos con una vertical, más o menos.

Las características del LOREO 3D Lens in a Cap para una APS-C son:
* Lens Type: 3D, parallel view
* Lens system: 40 mm
*
Sensor Format: APS-C format subframe digital SLR sensor – ~ (22 – 24) x (14.5 – 16) mm
* Diaphragm: Twin Blade, f11, f16, f22 with click stops
* Focus adjustment: Focusing slider, with click stops, from 1.5m, 2.2m, 5m to infinity.
* Focusing range: 1.5m to infinity.
* Stereo Base: 90 mm (distance between the two light paths)

Artículos relacionados:

* Fotografía 3D: Primeros pasos
* Fotografía 3D: Nuestra primera toma
* Fotografía 3D: Profundizando en la fotografía 3D

Si tienes el material necesario para ver fotografías 3D, pásate por la galería 3D de FotoRed y disfruta de la sensación de estar en la fotografía en ese mismo momento.

4 febrero, 2012

Fotografía 3D – Primeros pasos

artículo: “Fotografía 3D – Primeros pasos”
autor: F.Xavier Vilamanyà Prat
más información en: http://serfotografo.es/fotos3d/

Introducción

La fotografía evoluciona, a la par que evoluciona la tecnología, nuestro anhelo de conseguir fotografías que reflejen lo que realmente vemos en ese momento nos incentiva a buscar nuevas técnicas dentro de la fotografía, nuevas tecnologías y nuevos mecanismos. A veces avances tecnológicos, provocan saltos tecnológicos, como el cambio de fotografía analógica (o química) y fotografía digital. La fotografía 3D podría considerarse un paso más en el avance… Cada vez más dispositivos permiten la emisión 3D, aunque como todos los avances tecnológicos a veces se cojan con cierto recelo, al final acaban siendo de lo más común. La tecnología 3D, da indicios de que acabará quedándose y sin duda, esto seguramente afectará a la fotografía. F.Xavier Vilamanyà comparte con todos nosotros un artículo para introducir un poco la fotografía 3D.

Para que hacer fotos 3D

Hacer fotos en 3D no es más que conseguir que una foto obtenga relieve, es decir, que tenga profundidad.

Muchas veces, al mirar las fotos hechas después de un viaje, nos quedamos frustrados pues, por muy bien hecha que esté, no acaba de reflejar lo que vimos y sentimos al estar allí. La foto no capta lo que captaron nuestros ojos. Al final pensamos: con lo bonito que era ese paraje y lo poco que representa la foto de lo que recuerdo. En fin, que nos decepcionamos de nuestras propias fotos.

Para poder llenar este “vacío” podemos usar diferentes formas de hacer fotos, diferentes técnicas, que nos llevarán a conseguir que la foto “exprese” más de lo que sentimos al estar allí, al hacerla. Son diferentes las técnicas o maneras de hacer fotos para conseguirlo: fotos en 3D, fotos panorámicas, fotos hdri, etc. Incluso mezclar más de una técnica para conseguir esa esperada sensación que debería transmitirnos la foto y que, con una foto “convencional”, no conseguimos que nos transmita muchas veces.

Formas de ver fotos 3D

Vamos a explicar distintas formas de poder ver fotos 3D. Explicaré las más simples y que sirven para cualquier tipo de pantalla e incluso para fotos impresas. Es cierto que cada vez la tecnología va avanzando y nos va proporcionando mejores y más simples formas para ver 3D, pero cada vez más costosas económicamente hasta que no se popularizan.

Aún así, a modo de mención, podemos hablar de los sistemas de gafas polarizadas pasivas (es decir, que las gafas no hacen nada, no llevan pilas, típicas del cine e Imax) y las gafas activas (con pilas o enchufadas y conectadas a algún que otro aparato para sincronizarse).

También están saliendo ya las pantallas para ver en 3D sin la necesidad de ningún tipo de dispositivo o gafas. Tenemos a la Nintendo 3D, LG Optimus 3D, HTC EVO 3D y algún marco digital de fotos. Seguro que las veremos pronto en televisiones y otros cuando bajen los precios.

Pero debemos tener en cuenta una cosa. Cada persona ve diferente, según su fisiología y no a todos les sirven las mismas técnicas. Recordemos que muchas personas que sufren de estrabismo ¡no ven en 3D! No todos percibimos los colores de manera igual ni tenemos la misma sensibilidad con ellos. No todos tenemos la misma distancia entre los dos ojos. Cuanta más distancia tengamos, más visión 3D tenemos, más profundidad y a más distancia.

Vamos a ver los métodos. Para ello, partiremos de dos fotos tomadas, ya sea con la misma cámara o con dos cámaras simultáneamente, de un mismo sitio. Deben ser casi idénticas.

Para el ojo izquierdo:

y la otra para el ojo derecho:

 

Fotos 3D con los ojos cruzados

Este método se bautiza como el de “los ojos cruzados“. Es uno de los más simples, no se necesita ningún artilugio ni gafas especiales. Lo que si que es cierto es que se necesita práctica, algún que otro quita-dolores de cabeza y una gran dosis de paciencia. Unos tienen la vista mejor adaptada para este método y les cuesta menos, otros deben ejercitar más la musculatura de los ojos para conseguir el mismo efecto.

Partimos de dos imágenes tomadas con la o las cámaras y las ponemos una al lado de otra. La imagen izquierda la ponemos a la derecha y la imagen derecha la ponemos a la izquierda. Debemos entonces empezar a hacernos el bizco para juntar las imágenes en el centro:

a medida que vamos juntando la vista, las imágenes se irán solapando:

nos iremos dando cuenta que la foto empequeñece y se solapa:

Una vez consigamos solaparlas del todo y enfocarla para no verla borrosa, obtendremos algo similar a:

y tenemos la imagen central con su profundidad, en 3D.

Dependiendo de la vista de cada uno y del tamaño de las fotos, deberemos ponernos más cerca o más lejos de las fotos.

Fotos 3D con los ojos paralelos

En el caso de “los ojos paralelos“, similar al anterior, ponemos la imagen derecha a la derecha y la imagen izquierda a la izquierda. Entonces, nos separamos del monitor, o de las fotos, y ponemos los ojos como si estuviésemos mirando casi al infinito, mucho más lejos de donde están las fotos, hasta conseguir que las imágenes se unan. Acto seguido las enfocamos.

Para este método nos puede ayudar al principio, poner una hoja de papel o cartulina, por ejemplo, entre las dos fotos y hacia nuestra nariz. De esta manera cada ojo sólo verá una imagen y nos resultará algo más sencillo unirlas.

Debo decir que para algunos, este método es difícil.

Fotos 3D anaglifos

Los anaglifos son las imágenes típicas que se ven con unas gafas de colores. Concretamente, tenemos el color rojo en el ojo izquierdo y el color cian/azul en el ojo derecho.

Partiendo del mismo par de imágenes anteriores y usando algún software, podemos juntar las dos imágenes y proporcionarles los colores rojo y azul típicos. Con las gafas, lo que hacemos es anular toda la parte roja o cian/azul y que nuestro ojo sólo vea el resto. Así cada ojo sólo ve una imagen de las dos que hay en la foto, consiguiendo ver la foto en 3D.

Pero tenemos malas noticias, consejos que hay que tener en cuenta. Cuando vemos una foto por nuestro monitor o impreso en papel, el rojo y el cian/azul deben ser idénticos al de nuestras gafas o no conseguiremos el efecto 3D perfecto y nos quedarán “trozos fantasmas” en la imagen.

Por ello es muy importante que nuestro monitor esté bien calibrado y reproduzca con fidelidad los colores. En caso de ser fotos impresas, la impresora o el centro de impresión donde hemos llevado a imprimir/revelar las fotos, deben imprimir con fidelidad los colores también.

Otro gran problema que tienen las fotos 3D anaglíficas es cuando, en la foto propiamente dicha, hay rojos y/o cian/azules muy similares al rojo/cian/azul de las gafas. Esas zonas de la foto empalidecen y se ven extrañas.

Fotos 3D con ColorCode 3D

Es una alternativa seria, muy seria, y bastante nueva a las imágenes anaglíficas. Se trata de ColorCode 3D.

De una empresa danesa, ha creado un nuevo sistema de visualización de fotos 3d con gafas pasivas, similar a los anaglifos, pero que mejora la calidad de los colores. Sobretodo en los rojos y cian/azules que es donde los anaglifos “mueren”.

El software no es gratis, va bajo licencia, y sus gafas no son tan fácilmente “conseguibles” aún. Se pueden comprar a través de su web, no son muy caras, pero debes pagar por unos portes.

Es cierto que cuando tenemos rojos y/o cian/azules, las imágenes se ven bien (cosa que no pasa con los anaglifos). Pero debido al azul oscuro del lado derecho, las imágenes se oscurecen un poco.

El resultado de procesar una imagen, normal, de la calle, con ColorCode 3D es el siguiente:

 

Se ven los tonos ámbar y azulados de sus gafas. Pero la imagen se ve con toda su profundidad y color.

El sistema funciona generando en un ojo (izquierdo, filtro ámbar) una imagen con la que se recibe la información de color “espectro-cruzado” y el otro ojo (derecho, filtro azul) una imagen monocromática diseñada para dar el efecto de profundidad.

Artículos relacionados:

* Fotografía 3D: Primeros pasos
* Fotografía 3D: Nuestra primera toma
* Fotografía 3D: Profundizando en la fotografía 3D

Si tienes el material necesario para ver fotografías 3D, pásate por la galería 3D de FotoRed y disfruta de la sensación de estar en la fotografía en ese mismo momento.