Saltar al contenido →

¿Qué es el Bracketing? – Primer paso hacia el HDR

Antes de entrar a fondo en el tema de la fotografía HDR, del cual hablaré en próximos posts, es necesario dominar la técnica del bracketing, puesto que a partir de ella se obtienen este tipo de fotografías. (Hay otras formas, pero no serían “HDR auténticas”, sino efectos simulados del mismo).

Lo primero que debemos hacer, siendo estricto, es diferenciar entre el bracketing y el autobracketing (AEB). Aunque por costumbre general se les llama a ambos igual, al que incorporan las cámaras deberíamos llamarlo autobracketing, ya que realmente es la cámara quien hace el proceso de horquillado por nosotros. El bracketing “tal cual” sería el realmente manual, es decir, el que realizamos cambiando nosotros mismos los parámetros de 3 fotos, lo que implica también puede hacerse de varios modos. Mientras que el automático se centra únicamente en sumar o restar exposición (EV), el manual puede ser también de profundidad de campo o de exposición de flash, aunque no son tan comunes y requieren conocimientos avanzados de fotografía. Por lo tanto, en este artículo nos centraremos en el autobracketing, que identificaremos mejor con las siglas AEB (Automatic Exposure Bracketing o “horquillado de exposición automático”) en nuestra cámara.

El bracketing o “horquillado” en español, es una técnica que incorporan las cámaras de nueva generación (prácticamente todas las reflex hoy en día) y que sirve principalmente para obtener fotografías en HDR (High Dinamic Range o “Alto Rango Dinámico). Se le llama así porque se parte de una foto base, bajo unos parámetros que nosotros elegimos, a la que se le añaden un mínimo de otras 2 (una “por encima” y otra “por debajo”) hasta obtener una “horquilla” de fotos que posteriormente seleccionaremos, para el HDR en particular, intercalaremos.

Remarco la palabra mínimo, porque lejos de lo que se pueda creer (porque así viene generalmente estipulado), se puede crear una fotografía a partir de 5, 7 o 25 fotos más para nuestra foto HDR definitiva. Eso sí, debemos contar una pega, y es que solo podremos horquillar 3 fotos en cada proceso. Pero explicaremos este aspecto con más detalle en otro post, así que veamos antes como trabajar en el modo bracketing.

Cámaras Canon:

Dentro del menú principal, debemos buscar la opción de Exposición compensada /AEB:

canon-aeb-setting

Y nos mostrará un cuadro como éste (60D y superiores) o parecido (inferiores a la gama XXD).

Cámaras Nikon:

 

nikon-backetingnikon-backeting-2

Tenemos la opción dentro del menú (Bracketing / Flash), o en la mayoría de modelos también disponemos de un botón de acceso directo, situado al lado del botón “delete”, tal y como se muestra en la foto.

En ambas marcas el funcionamiento es similar: en el centro de la escala tenemos el punto 0, que representa la foto que nosotros configuramos para que sea la base de la horquilla. Debemos tener claro que ésta foto tiene que ser la que nosotros consideremos como la “correctamente expuesta” (ni muy clara ni muy oscura), sin uso del flash. Los puntos a izquierda y derecha representan las fotos sub y sobreexpuesta. Por defecto, ambos puntos se muestran en la escala a un paso o “salto” del 0. Un paso de distancia significará pues, que las fotos sub y sobreexpuesta resultarán más oscura y más clara respectivamente que la original, pero no distarán en exceso de nuestra foto base. Es decir, que no se “exagera” el resultado ni por encima ni por debajo. Estos parámetros son los que debemos usar si:

  • es nuestra primera experiencia en AEB

  • si no tenemos claro que intervalos aplicar

  • si las condiciones de luz son relativamente buenas

Por el contrario, si alejamos los puntos de las fotos complementarias estamos diciendo a nuestra cámara que queremos un horquillado exagerado y con muchos contrastes. Un horquillado exagerado nos supone un mayor rango de tonos, y por lo tanto, podemos jugar con un mayor margen a la hora de retocar la foto HDR. Pero como todo, tenemos ventajas e inconvenientes que se resumen en la siguiente premisa:

[highlight color=”yellow”]Cuanta mayor distancia entre las fotos horquilladas, más rango dinámico, más margen de retoque, pero menos real será la foto HDR que obtengamos.[/highlight]

Es decir, obtendremos una foto “surrealista” que por muy bonita que resulte, nos dará la sensación de haber estado creada por ordenador. Por lo tanto, únicamente deberemos alejarnos del 0 en más de 2 pasos si hacemos horquillados durante la noche o en condiciones de muy poca luz, y trabajar con las distancias por defecto (o alejarnos un paso como mucho) siempre que podamos.

Una vez tenemos configurados los márgenes de horquillado para la fotografía que queremos tomar, debemos tener algo en cuenta: por defecto, el AVB nos prepara la cámara para tomar 2 fotos sucesivas después de la primera, así que tendremos que disparar 3 veces para completar el horquillado. Teniendo en cuenta que una de ellas aumentará la exposición de la cámara mediante el incremento del tiempo de exposición, es muy recomendable que activemos antes el temporizador de la cámara y la función de fotos en serie. ¿Porqué? Muy sencillo, porque el horquillado se basa en fotografías sobre un mismo plano sin modificar la focal ni la posición de la cámara, y el simple movimiento del disparador o de nuestro pulso durante la toma de las 3 fotos pueden hacer (perfectamente) que el horquillado no coincida en posición. Es decir, que si superponemos las 3 fotos no nos salgan idénticas. Esto restará muchísima calidad a la foto HDR y además nos supondrá muchos problemas para editarla con el programa que sea (Photoshop por ejemplo), ya que esto se traduce en un efecto de desenfoque no deseado.

Pero que mejor que un ejemplo de primera mano para comprobar cómo funciona el horquillado, viéndolo sobre el terreno:

 

[one_third last=”no”]

backeting01
Foto subexpuesta (1/1000″)

[/one_third]

[one_third last=”no”]

backeting02
Foto base (1/500″)

[/one_third]

[one_third last=”yes”]

backeting03
Foto sobreexpuesta (1/250″)

[/one_third]

Después de disparar las 3 fotos obtuvimos los resultados de arriba.

Pese a que la foto correctamente expuesta es la del medio, debemos recordar que es la primera que realizamos en el proceso de horquillado, simplemente las he recolocado para que se vea mejor el efecto.

Como se ve, la de la izquierda esta subexpuesta, y por consiguiente, demasiado oscura, mientras que la de la derecha está sobreexpuesta o “quemada”. Estas dos fotos no tienen utilidad por si solas, ya que la exposición no es correcta, pero cuando entran en combinación las 3, los resultados son asombrosos.

En este ejemplo todas las fotos se tomaron con iguales parámetros de posición, distancia focal (16 mm), abertura (f/3.5) e ISO (160), variando únicamente el tiempo de exposición (1/1000, 1/500 y 1/250 seg.)

El horquillado usado por la cámara fue el de un paso, y como vemos, se limitó a dividir y multiplicar por dos respectivamente el tiempo de exposición.

Mostraremos los resultados posibles en HDR en próximos posts. Si se tiene claro el concepto de bracketing, es mucho más sencillo trabajar con HDR.

Oscar Papiol

Acerca de Oscar Papiol

Aprendiz de fotógrafo y diseño gráfico autodidacta. Me centro en determinados tipos de fotografía, como las de larga exposición, deportiva, retratos y HDR. También he realizado reportajes de boda y sesiones de estudio. Colaborador de Fotored.es desde 2013. Estudiante de Comunicación Audiovisual. Soy un apasionado de los viajes, el cine y la música. En 2012 creé mi proyecto personal de comunicación (PMP Comunicació). Desde 2010 colaboro puntualmente como fotógrafo en la web deportiva www.kufuuza.com.

Published in Técnicas

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *